Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra "Política de Cookies".

ACEPTAR Política de cookies

CÁNCER DE PÁNCREAS


El páncreas es un órgano que se encuentra detrás del estómago y delante de la columna vertebral. La mayoría de los cánceres de páncreas son del tipo adenocarcinoma y se forman en las células exocrinas (producen enzimas que se liberan hacia el intestino delgado para ayudar al cuerpo a digerir los alimentos). No segregan hormonas y no causan signos o síntomas. Esto hace que sea difícil diagnosticar temprano este tipo de cáncer de páncreas.

Otro tipo de cáncer de páncreas son los tumores neuroendocrinos, que se forman en las células endocrinas (productoras de hormonas como la insulina) y generalmente tienen un crecimiento lento y un mejor pronóstico que los cánceres de páncreas exocrino.
Nuestro objetivo es lograr el mejor tratamiento para el cáncer de páncreas en función de las características genéticas del tumor de cada paciente. 

SÍNTOMAS  del cáncer de páncreas
Es posible que el cáncer de páncreas no cause signos y síntomas al principio. Sus principales síntomas son:
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos).
  • Materia fecal de color pálido.
  • Orina de color oscuro.
  • Dolor en la parte superior o media del abdomen y la espalda.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Pérdida de apetito.
  • Sensación de mucho cansancio.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS para detectar el cáncer de páncreas
El proceso utilizado para determinar si las células cancerosas se diseminaron dentro y en torno al páncreas se llama estadificación. Las pruebas y los procedimientos para detectar, diagnosticar y estadificar el cáncer de páncreas habitualmente se realizan al mismo tiempo. Se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:
  • Examen físico y antecedentes
  • Estudios químicos de la sangre
  • Prueba de marcadores tumorales
  • Exploración por Resonancia Magnética (RM)
  • Tomografia Computerizada (TC)
  • Exploración por PET-TC (Tomografía con Emisión de Positrones)
  • Ecografía abdominal
  • Ecografía endoscópica (EE)
  • Colangiopancreatografía retrógada endoscópica (CPRE)
  • Colangiografía transhepática percutánea (CTP)
  • Laparoscopia
  • Biopsia

TRATAMIENTOS para el cáncer de páncreas
Hay diferentes tipos de tratamientos para los pacientes de cáncer de páncreas.  Se utilizan cinco tipos de tratamiento estándar: cirugía, radioterapia, quimioterapia, asociación de quimioterapia y radioterapia (quimioradioterapia), terapia dirigida.
 
Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos: terapias dirigidas contra dianas moleculares.
 
El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos: si el tumor se puede extirpar mediante una operación, el estadio del cáncer (el tamaño del tumor y si el cáncer se diseminó fuera del páncreas hasta los tejidos cercanos o los ganglios linfáticos, o hasta otras partes en el cuerpo), la salud general del paciente, si es la primera vez que se diagnostica el cáncer o reincide (vuelve).

El tratamiento con cirugía o quimioradioterapia se utiliza si el cáncer se detecta antes de su diseminación. Si el cáncer se diseminó, se utilizan tratamientos sistémicos (que actúen sobre todo el cuerpo). En este caso se busca conseguir el control de la enfermedad para mejorar la calidad de vida y la supervivencia de las personas. Actualmente disponemos como tratamientos sistémicos principalmente de la quimioterapia. En los últimos años se han desarrollado nuevos esquemas que han mejorado los resultados: Gemcitabina y nabPaclitaxel (Abraxane ®), FOLFIRINOX, Gemcitabina – Erlotinib (Tarceva®).