Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra "Política de Cookies".

ACEPTAR Política de cookies

CÁNCER DE OVARIO


El tipo más común de cáncer de ovario se llama cáncer epitelial de ovario que comienza en el tejido que cubre los ovarios. El cáncer a veces comienza en el extremo de la trompa de Falopio cerca del ovario y se disemina al ovario. El cáncer también puede empezar en el peritoneo (tejido que reviste la pared del abdomen y cubre los órganos del abdomen) y diseminarse al ovario.

Mucho menos común es el tumor de células germinativas del ovario que nace en las células germinativas (óvulos) del ovario. El tumor del ovario de bajo potencial maligno (TOBPM) es un tipo de enfermedad de ovario por la que se forman células anormales en el tejido que cubre los ovarios. El TOBPM se convierte en cáncer con muy poca frecuencia.

El cáncer de ovario es la quinta más frecuente en las mujeres españolas.
Nuestro objetivo es lograr el mejor tratamiento para el cáncer de ovario en función de las características genéticas del tumor de cada paciente. 

SÍNTOMAS del cáncer de ovario
El cáncer de ovario, de trompa de Falopio o de peritoneo, puede tener como síntomas: dolor, hinchazón o sensación de presión en el abdomen o la pelvis; sangrado vaginal abundante o irregular; secreción vaginal de color claro, blanco o manchada de sangre; bulto en el área de la pelvis y problemas gastrointestinales tales como gases, flatulencia o estreñimiento.

Los tumores de células germinativas de los ovarios pueden ser difíciles de diagnosticar (encontrar) temprano. A menudo no hay síntomas en los estadios tempranos. Sus principales signos son: la inflamación del abdomen sin aumento de peso en otras partes del cuerpo y el sangrado vaginal después de la menopausia.
 
 

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS para detectar el cáncer de ovario
 Para diagnosticar el cáncer de ovario se pueden realizar las siguientes pruebas:
  • Examen físico y antecedentes.
  • Examen pélvico.
  • Ecografía.
  • Ecografía transvaginal.
  • Ensayo de CA-125.
  • Exploración por TC (exploración por TAC).
  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones).
  • IRM (imágenes por resonancia magnética).
  • Radiografía del tórax
  •  Biopsia.
  • Lavaporotomía.
  • Prueba sérica de marcadores tumorales.

TRATAMIENTOS para el cáncer de ovario
Hay diferentes tipos de tratamientos para las pacientes de cáncer de ovario. Se utilizan cuatro tipos de tratamiento estándar: cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos: terapia biológica, quimioterapia de dosis alta con trasplante de médula ósea.

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento del cáncer de ovario dependen de los siguientes aspectos: el estadio y el grado del cáncer, el tipo y el tamaño del tumor, si se puede extirpar completamente el tumor mediante cirugía, si la paciente tiene el abdomen hinchado, la edad y la salud general del paciente, si es la primera vez que se diagnostica el cáncer o reincide (vuelve).