Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra "Política de Cookies".

ACEPTAR Política de cookies

CÁNCER DE CÉRVIX

 
El cáncer de cuello de útero es el tercer tipo más frecuente en mujeres en España. Sus tipos principales son el carcinoma de células escamosas y el adenocarcinoma. El carcinoma de células escamosas comienza en las células delgadas y planas que revisten el cuello uterino mientras que el adenocarcinoma comienza en las células del cuello del útero que elaboran moco y otros líquidos.

Las infecciones prolongadas por ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) causan casi todos los casos de cáncer de cuello uterino. El cáncer cervical se puede curar si se detecta y se trata en las primeras etapas. Habitualmente, el cáncer de cuello uterino se puede curar cuando se encuentra y trata en los estadios tempranos. 
Nuestro objetivo es lograr el mejor tratamiento para el cáncer de cérvix en función de las características genéticas del tumor de cada paciente. 

SÍNTOMAS del cáncer de cérvix
Los cánceres cervicales en etapas iniciales generalmente no causan síntomas. Cuando el cáncer se agranda, las mujeres pueden notar uno o varios de estos síntomas:
  • Sangrado vaginal anormal
    • Sangrado que ocurre entre los períodos menstruales regulares
    • Sangrado después de relaciones sexuales, de un lavado vaginal o del examen pélvico
    • Períodos menstruales más prolongados y más abundantes que antes
    • Sangrado después de la menopausia
  • Mayor secreción vaginal
  • Dolor pélvico
  • Dolor durante las relaciones sexuales
Estos síntomas pueden ser causados por infecciones u otros problemas de salud. Sólo un médico puede determinarlo con seguridad. La mujer que tenga alguno de estos síntomas deberá decirlo al médico para que el problema pueda ser diagnosticado y tratado lo antes posible.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS para detectar el cáncer de cérvix
Los médicos recomiendan que las mujeres se realicen pruebas de Papanicolaou con regularidad a fin de reducir su riesgo de padecer cáncer cervical. Una prueba de Papanicolaou (a veces llamada citología) es una prueba sencilla que se usa para examinar las células cervicales. Además, se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos. 
  • Citología (prueba de Papanicolaou)
  • Colposcopia
  • Biopsia
  • Radiografías del tórax
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Resonancia magnética
  • Tomografía por emisión de positrones

TRATAMIENTOS para el cáncer de cérvix
Las mujeres con cáncer cervical tienen muchas opciones de tratamiento. Las opciones son la cirugía, radioterapia, 
quimioterapia o una combinación de métodos
. La selección de tratamiento depende principalmente del tamaño del tumor y de si el cáncer se ha diseminado. Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.
La selección de tratamiento puede también depender de si usted piensa quedarse embarazada en el futuro. Su médico puede explicarle las opciones de tratamiento, los resultados esperados de cada uno y los efectos secundarios posibles. Usted y su médico pueden trabajar juntos para elaborar un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades médicas y personales.
Su médico puede recomendarle a un especialista o usted puede pedirle una recomendación. Usted querrá consultar a un ginecólogo oncológico, es decir un cirujano que se especializa en tratar el cáncer en la mujer. Otros especialistas que tratan el cáncer cervical son los oncólogos médicos y oncólogos radioterapeutas.